10 ene. 2012

Escritos en sepia...

Tengo que decir que aquí me hallo, renovada sin ser diferente y con ganas de abrir un nuevo capítulo en este blog. Tengo que decir (otra vez) que les he echado de menos, pero que me canso de hacer siempre lo mismo con lo cual, de vez en cuando tengo que tomar unas vacaciones para desconectar.
Dicho lo anterior, es requerido señalar también que en este pseudo exilio voluntario, he tenido algunas experiencias relevantes que de seguro serán motivo de comentario en lo posterior. No obstante, básteme decir que entre añoranzas póstumas, los desayunos de la Janeth, festejos in-extenso, escritura sin descanso, lectura a rajatabla (solo esta vez),  y últimamente audiencias de medidas cautelares, tengo la cuenta completa (sino a punto).
Con todo lo anterior, estimados compañeros de viaje, doy por inaugurado este nuevo season en mi blog que al parecer todavía goza de signos vitales, porque no estaba muerto solo andaba….de viaje.


Camino a la ciudad de mi abuela paterna, después de seguir atentamente el floreciente paisaje a través de la ventana del tren en el que viajaba hacía tres horas, me permití dejar de lado “Señor Presidente”, depositar el libro en el fondo del bolso gris y a continuación sacar la mini computadora y sobre la mesa plegable que había frente a mí, seguir de vista e imaginación la siguiente conversación en un blog muy posiblemente escrito por un paisano mío: 
JG dijo...
Notable ensayo.
Vea si puede conseguir más cosas de Santisteban. Yo he leido solamente algunos ensayos sueltos, y todos son de primer nivel: rigurosos, inteligentes y de muy buen gusto.
(O sea, exactamente lo opuesto de Frank)

PD1. Zu, te habia pasado un acuso recibo por el link de Masliah. Pero lo hice por otra via. Recibi tambien tu convite faceboookiano: lamento no seguirlo, es que yo no tengo cuenta con esa gente. Estoy un poco demasiado viejo pa' esos rocanroles, creo.

PD2. Frank, estaba leyendo algo el otro dia, y me tope con esta frase: "If bullshit were music, you'd be a brass band". Ja!, de inmediato me acorde de usted. Ya ve, uno se borra, pero se acuerda de sus virtuales amistades.
Frank dijo...
Caramba, Juan. Encantadora la forma que tiene usted de recordarme.

¿Me dará pronta oportunidad de reivindicación? Sabe perfectamente que, aunque el tabique me lo hayan partido por crímenes propios, si no publico es a causa de otros dos carceleros muy celosos. Ni que doncella del Flandes me han resultado. Tremebundo calzón de castidad (virtual) me obligan a usar.

Ya somos dos sans-facebucottes, caro Juan. Nos halle Dios libres de culpa por esos delirios del adolescente 2.0.
Reciba un saludo con fanfarria de vientos.
JG dijo...
No, Frank, me malentiende usted. Lei esa frase y pense que le habria de gustar.
[Fanfarria de vientos? Mientras no sean flatus vocis...]

Estuve viendo comentarios en posts anteriores. Vi que Woody volvio. Y veo que el quisiera charlar sobre recientes opiniones de este señor Ferrufino.
Yo tambien quisiera charlar sobre eso. Pero antes, Woody tendrias que adelantar alguna idea, no? Vos que opinas? Estas de acuerdo? Si? No? No sabe/No contesta? El provocateur solo tira la mano y esconde la piedra.
[Si te gusta Los adioses esta todo bien]

He leido, hace un par de años, la anterior novela de Ferrufino. Me parece muy muy buena y me da mucha pena que haya pasado desapercibida. Deberia leerse y comentarse mas. Es una novela faulkneriana, de terratenientes abusivos, genealogias enredadas y todo eso.
He leido, tambien, esas opiniones que menciona Woody. No entiendo, realmente, a que vienen. Pero bueno, seguramente este señor tiene mejores cosas que hacer que pasearse por aca para charlar un rato.

Es la vieja querella, si. Demuestra que hay pasiones que estan bien vivas. Como el articulo de Zu el domingo, en Fondo Noir. Que barbaro. Cuanta fuerza que tiene. Y esa linea final es de antologia: saludar al maestro cuando era joven es todo un molotov.
A todo esto, cuando te compones una opera, Zu? En serio, te digo.
Y ahora odienme: yo vi hace un tiempo la opera con libreto de Burroughs y musica de Tom Waits. Protagonico de Marianne Faithfull.
The Black Rider, titula.
Es Lo Mas.

PD. Zu, murio Cunningham, leiste? Y hace como un mes, tambien se fue Pina Bausch. Pero los medios no hacen mas que celebrar a uno que bailaba p'atras. Que mundo, che.

Alberto dijo...
Ensayo magnifico. Un unico reparo, sin embargo: ojala el escrito, profundamente analitico, hubiera sido ademas valorativo. Le gusto la novela a Santiesteban? Es practicamente incierto.

PaBLo L dijo...
Saludos compañeros! Recién estoy descubriendo su blog y ya me topé con textos notables.

Por ahí cometí el exceso de escribir un ensayito sobre la novela de Hasbún. Les invito a pasar y comentar.
Estaremos en contacto para intercambiar sopas de letras.

Woody dijo...
Compañeros de bar, yo no leí la primera novela de Ferrufino pero sí la segunda (y también asistí a su multitudinaria presentación, donde había seis o siete personas en la testera!). Es desordenada y complaciente. Es vanidosa en un sentido diríamos lamentable. Se le ve a leguas que ha sido escrita en los ratos libres. Su prosa es ampulosa, excesiva, pagada y pegada de sí misma. Se esperaba cien veces más, después de la expectativa causada por el Casa de las Américas, que bien visto es un premio venido a menos. Faulkner? Ay, no, por favor JG! En El exilio voluntario no hay una pizca del desquiciado sureño. Qué pasa con sus ataques? El hombre está inquieto porque no recibe la atención que cree merecer. Como muchos de su generación (en Cochabamba Quiroga, Monroy, Lema...), le molesta que los nuevos estén trabajando de un modo diferente al de ellos. Es mejor lo que están haciendo los nuevos? Habría que ver. No necesariamente, qué dolor. Pero encarnan una figura determinada y reciben a caudales la atención que los otros añoran. Así de sencillito. Como plus, además está en juego la juventud. La perdieron, se les fue de las manos, y eso siempre, pero siempre de los siempres, es algo que arderá.

Qué linda su conversación, señores. Nomás eso quería decir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario