2 may. 2012

Saludos cordiales, estoy de regreso y ahora mismo tengo puesta una canción,  (sí, esa canción) y aunque no voy a alcanzar a postear antes de que termine, quizás la vuelva a poner unas dos veces más.
Hoy me acordé de pronunciarme sobre esto… y sobre otras cosas porque hace rato que no publico. Y se va la lluvia esta tarde mientras me pongo al día, y en realidad ya se fue, aunque el frío en esta ciudad siempre se queda. No lo digo como simbolismo de nada, no se confunda. No. Lo digo porque es lo que pasó, y por la cortina se puede ver y esto poco me gusta. La canción dice Leva me aos Fados, y hace un rato me estaba acordando del mes pasado, y la canción me da un poco de nostalgia, no por algo en especial, sino porque la pongo como landmark de posibilidades, o, por así decirlo, porque en la cosa de tener posibilidades a venir, también hay posibilidades de redefinir los recuerdos como x o y o z o… whatever. Sí, obvio, sí sé que no es nada importante, ni nuevo ni nada. Si no es un asunto de ánimo (siempre pienso que lo que sea que escriba va a sonar como algo que tiene que ver con mi ánimo o lo que estoy viviendo en ese momento, pero no), sino de ponerme al día con esas cosas y lo que sea.
Entonces diré que me complace estar rodeada últimamente de personas a las que considero interesantes, hemos descubierto juntas algunas realidades, que dadas las circunstancias actuales, me resultan más fructíferas a mí, ahora que me hallo en este escamoteo sin descanso de cuanta información específica pueda lograr, y que me ha obligado a buscar el estuche blanco de los lentes de descanso, para luego poner dedos en el teclado.
El tiempo se me pasa volando, el estudio de ahora quiere resultar a ratos algo mecánico y lo que recuerdo cuando acaba la semana son los momentos de ocio y es ideal... lo único que me fastidia un poco es el frío de la sala, pero pienso ponerle remedio en breve, así que no voy a quejarme por ese lado (además culpa mía que se me olvido llamar al man éste que pega las alfombras al piso y con ello tener listo de una vez por todas mi cuarto de estudio).
Con todo, puedo decir que entre papeleo y papeleo, el lunes pasado André y yo fuimos a comer un menú del día en un restaurante cercano, nos estuvimos riendo un poco de los nombres raros de algunos platillos, tomamos después unos mates demás porque el agotamiento de ambos no nos permitió siquiera tener los ojos medio abiertos. Así que decidimos regresar a casa, él con la maleta y el traje a cuestas, yo con mis tacones y mi look “Oh! my Dior”.
Pero después de las cinco, ya teníamos nuevamente la cabeza repleta de nuevas cosas para el escrito, sí para el de las cinco páginas. Transigí en cuanto a la organización de los títulos, pero al parecer resultó en vano, esa costumbre rara de… en fin, simplemente asumo que esas horas no me las quita nadie y bueno… ahora mismo estoy contenta porque me he quitado un peso de encima: el agobio que me estaba produciendo esta primera vuelta a los temas del primer módulo de técnicas de estudio cuando ahora ya hace prácticamente un par de años que no las veo, pero ya diría yo que sí o sí es de aplicarlas ahora que me lancé primero con el tema de la tesis y después con la auxiliatura y finalmente con el concurso de ensayo, vaya complicación!.
Bueno, en esta situación de echarle un vistazo a los gráficos petrificados de este libro prestado de biblioteca, volveré mas pronto que tarde a estar en situación de escribir en este blog (para ustedes y para mí), para no echarnos tanto de menos verdad?
Saludos cordiales nuevamente, y hasta pronto!.
(Para el final: Os dejo con la canción arriba citada)

No hay comentarios:

Publicar un comentario